12 consejos para que las ideas lluevan a cántaros en sus sesiones de brainstorming

Las sesiones de brainstorming están a la orden del día en el universo del marketing y la publicidad, donde no hay mejor que una buena “tormenta” para que las ideas (geniales) afloren en forma de fragorosos rayos y truenos.

Sin embargo, para que una sesión de brainstorming sea realmente “lluviosa” y rica en ideas hay que seguir una serie de reglas. No basta con reunir en un mismo espacio a un grupo de varias personas y esperar a que éstas se les encienda, casi por arte de magia, la bombilla.

Si quiere que sus sesiones de brainstorming sean atronadoramente creativas y no se conviertan en terreno baldío (haciendo imposible la germinación de buenas ideas), le recomendamos seguir los consejos que desgrana a continuación HubSpot:

1. Invite a un grupo diverso de gente a sus sesiones de brainstorming
Si quienes se reúnen una sesión de brainstorming son extraordinariamente similares entre sí (y para colmo pasan muchísimo tiempo juntos), es muy probable que las ideas que alumbren pequen de homogéneas. Y la creatividad nace de la diversidad. En una sesión debe haber personas con habilidades, conocimientos y experiencias diferentes a fin de meter en la coctelera ideas de diferentes “sabores”.

2. Intente que sus sesiones de brainstorming no se prolonguen durante más de 30 minutos
Sabiendo que la sesión de brainstorming en la que van a participar va a tener una duración limitada de tiempo los allí reunidos estarán más predispuestos a tener el foco puesto en la tarea que tienen entre manos y no distraerse contemplando las musarañas.

3. Antes de la sesión instruya mínimamente a los participantes
Tómese la molestia de enviar a los participantes en sus sesiones de brainstorming información pormenorizada sobre la reunión en la que van a participar (razones, objetivos, resultados, etc.). De esta forma, y convenientemente informados, los participantes sabrán exactamente lo que se espera de ellos en las sesiones de braistorming en las que van a tomar parte.

4. Solicite a los participantes que acudan a la sesión con algunas ideas bajo el brazo
Las grandes ideas son irremediablemente caprichosas y les dar por emerger en los momentos más inesperados (en el tren, en la ducha, viendo la televisión, etc.). Por eso, y en vista de lo veleidosas que son las ideas, es recomendable que aquellos que van a participar en una sesión de brainstorming tengan algo de tiempo para “macerarlas”.

5. Diga “no” a las malas ideas (y hágalo rápido)
“Pisotear” las malas ideas son excesiva saña puede meter el miedo en el cuerpo a la gente a la hora de dar voz a sus ideas (por temor a que éstas no estén a la altura), pero cuando una idea es inequívocamente mala conviene no recrearse en ella en exceso. El tiempo es oro, al fin y al cabo, en las sesiones de brainstorming.

6. Promueva una atmósfera en la que las ideas malas sean bienvenidas
Las ideas rematadas malas merecen ser “asesinadas” ipso facto, pero hay que dejar que las personas que participan en las sesiones de brainstorming las tengan. De lo contrario, los participantes se sentirán inevitablemente constreñidos y no hablarán por miedo a ser tachados de estúpidos.

7. Utilice los límites en su propio beneficio
Con todos los recursos del mundo a su vera, la creatividad termina paradójicamente agotándose. Las ideas están excepcionalmente avenidas con los límites (que ayudan a las personas a dar una vuelta de tuerca a sus razonamientos y a contemplar las cosas desde diferentes puntos de vista).

8. Sáquele todo su jugo al silencio
El silencio, como bien saben todos aquellos que tienen a bien dedicarse a las ventas, es poder. En las sesiones de brainstorming los silencios son necesarios para que la gente dé forma a sus propias ideas, perfeccione las de los demás o se atreve por fin a hablar a fin de poner punto y final al sigilo (que es a veces incómodo).

9. Aliente los errores (fuera de las sesiones de brainstorming)
Si la experimentación (y los riesgos a ella inherentes) forman parte de su cultura de trabajo, las sesiones de brainstorming serán más libres y habrá espacio en ellas para mejores ideas.

10. No le haga ascos a las sesiones virtuales de brainstorming
En la nueva era digital las sesiones de brainstorming no necesitan ser de carne y hueso para echar brotes verdes. Con la ayuda de Google Docs o Slack las sesiones virtuales de brainstorming pueden ser tan productivas o más que las que tienen lugar en el mundo “real”. ¿La principal ventaja de este tipo de reuniones? Que la gente puede participar en ellas sin restricciones de índole temporal.

11. Permita a los participantes hacer contribuciones anónimas
Las contribuciones anónimas (antes y después de que tenga lugar una sesión de brainstorming) son muy positivas porque impiden que ideas potencialmente buenas se queden en el tintero por culpa de la renuencia de sus creadores a expresarlas en voz alta.

12. Prepárese para no adoptar ninguna de las ideas salidas de la sesión de brainstorming
Si una sesión de brainstorming no ha sido pródiga en buenas ideas y no ha puesto sobre la mesa ninguna idea que merezca de verdad la pena adoptar, es mejor asumir cuanto antes que ésta ha sido un fracaso. Mejor eso que implementar una mala idea que no va a ninguna parte.

FUENTE: https://www.marketingdirecto.com/marketing-general/tendencias/12-consejos-ideas-lluevas-cantaros-sesiones-brainstorming

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí..Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies