Qué hay que hacer para destacar en una tienda de aplicaciones

En el teléfono móvil de un usuario tipo hay una media de 20 aplicaciones instaladas y suele probar al menos un par de apps nuevas cada mes, aunque al final termina solamente utilizando regularmente 11 de ellas. Estos datos aumentan en un 21% de la población española, de entre 18 y 45 años, que utilizan habitualmente 36 aplicaciones y descargan al menos 5 nuevas al mes. Esto es lo que arroja el último Estudio Anual de Mobile Marketing presentado por IAB Spain, la asociación de publicidad, marketing y comunicación digital en España, y que indica que el escenario es bueno para las startups que producen e invierten en aplicaciones.

Aun así, la competencia dentro de la tienda de aplicaciones es grande. En septiembre de este año había 3.309.788 aplicaciones disponibles en el App Store para iOS y 4.466.032 para Android en Google Play. Por si fuera poco se incorporan diariamente en ambas una media de de 4.000 aplicaciones nuevas, por lo que si se desea triunfar en este inmenso catálogo lo mejor es contar con buenos recursos, la información precisa y los consejos de expertos en el tema. A este respecto se publica desde hace tres años el Manual ASO (App Store Optimization), realizado por PickASO, Tribal Worldwide, TheTool y el propio IAB Spain, para ayudar a las empresas creadoras de apps a mejorar su visibilidad de cara a aumentar el porcentaje de descargas por parte de los usuarios.

¿Qué es lo que hace que nos descarguemos una app?

Lo primero de todo es saber cómo encuentran los usuarios nuevas aplicaciones. El Manual ASO 2017, indica que se están utilizando mucho los buscadores para descubrir si hay apps que cubran ciertas necesidades puntuales del usuario (productividad, ocio, utilidades…), pero, algo tan analógico como el boca a boca sigue siendo una de las formas más importantes de descubrir aplicaciones interesantes. Por contra, los esfuerzos de insertar publicidad en páginas web o en otras apps para obtener descargas es lo que menos atrae al propietario del dispositivo móvil.

¿Qué es lo que hace que desinstalemos una app?

Muchos de nosotros pensamos que cierta aplicación nos va a ser muy útil y después de descargarla y trastear con ella un par de días la dejamos de lado. Esta es una de las principales causas de desinstalación, sobre todo si no era exactamente lo que esperábamos y además el móvil comienza a carecer de espacio, algo muy común cuando nos ponemos a probar aplicaciones a diestro y siniestro.

La publicidad abusiva o el pago por uso, aunque este ha aumentado en el último año, también perjudican de cara a la desinstalación de la app. Es cierto que esto es contradictorio, ya que actualmente son los dos modelos básicos de financiación de una app y el público sabe que debe ceder en alguna de estas opciones si quiere utilizar la aplicación, pero también hace que las empresas productoras encuentren otras alternativas de ganancia y para ello aumenten la calidad y creatividad en los productos que ofrecen.

¿Qué son los factores ASO?

A la hora de “vender” eficazmente una aplicación para móviles es preciso aplicar los factores ASO, que son aquellos que tienen un impacto directo sobre la visibilidad de una app en las tiendas de aplicaciones y por consiguiente en una búsqueda móvil en la web de Google, lo que conocemos como SEO (posicionamiento en buscadores o Search Engine Optimization, por sus siglas en inglés). Esta correcta optimización será crucial para que el esfuerzo de creación, programación y marketing que conllevan estos proyectos se conviertan en instalaciones en dispositivos móviles.

Los factores ASO que intervienen en la ficha de cada app y que podemos ver en las tiendas de aplicaciones son de dos tipos:

On-Metadata: Los que dependen directamente de los desarrolladores o publicistas y que tienen la capacidad de editar: título o nombre de la app, descripción, palabras clave o keywords, texto promocional, categoría, nombre del desarrollador, datos históricos del desarrollador, icono, capturas de pantalla o screenshots, vídeos y enlaces o url.

Off-Metadata: Los que no pueden controlar los desarrolladores y dependen de la respuesta del mercado y del presupuesto destinado al marketing de nuestro producto. Son fundamentalmente: volumen de instalaciones, velocidad de instalación, número de valoraciones, nota media otorgada por los usuario, volumen de comentarios, menciones en sitios web y datos de engagement como retención o desinstalación de la app.

El Manual ASO 2017 recomienda establecer 3 fases para la optimización de cualquier aplicación de cara a su promoción en Apple App Store o Google Play Store:

1.- Búsqueda o research, donde es preciso definir las palabras clave y localizar las aplicaciones que pueden ser competencia nuestra y que están mejor posicionadas. Localizar las palabras clave menos utilizadas y potenciar su uso en nuestra ficha. Según sea el objetivo de nuestra app nos convendrá potenciar más unas palabras clave que otras.

2.- Optimización. Tras el análisis de las palabras clave y de estudiar a la competencia es hora de aplicar lo que hemos aprendido para optimizar la ficha de nuestra app. Es el momento de diseñar bien los elementos visuales y textuales que sirven de presentación de la aplicación, ya que este será su escaparate. Conviene testear bien los elementos de la ficha para encontrar el mejor ratio de conversión de búsqueda en potencial descarga.

3.- Monitorización. Es la hora de comprobar qué tal está funcionando todo lo que hemos puesto en marcha anteriormente, cómo va la competencia, los comentarios, las descargas… La medición continua es la clave del éxito en el entorno digital.

¿Cómo aplicar ASO?

Lo lógico sería ir chequeando en una lista los diferentes elementos ASO a medida que los vamos aplicando:

El nombre de la app: Donde es importante tener en cuenta la longitud del mismo (hasta 30 caracteres en App Store y 50 en Play Store) e introducir palabras clave importantes para aparecer bien en las búsquedas.

El subtítulo o descripción breve de la aplicación: En este caso ambas tiendas coinciden en poner límite en los 30 caracteres para explicar lo que es el producto e introducir escuetamente las palabras que convenzan al usuario.

Campo promocional o descripción de la aplicación: En el caso de Apple App Store añade un doble campo, el primero con un máximo de 170 caracteres para hacer mayor publicidad y aumentar el SEO de la app y otro con 4.000 caracteres que muestra una descripción más amplia de la aplicación, mostrando su funcionamiento, características y virtudes. En el caso de Play Store solamente existe este segundo campo, también con 4.000 caracteres para explayarse y vender adecuadamente el software.

Imágenes y vídeos: Ni que decir tiene que las imágenes van a ser una de las mayores atracciones para el usuario, por lo que hay que seleccionar adecuadamente tanto el aspecto del icono, como las capturas de pantalla (8 en Play Store y 5 en App Store), en las cuales debemos reflejar las características y acciones más importantes de nuestro producto. El vídeo, por su parte, es una herramienta más completa, ya que a través de él los usuarios van a poder ver cómo funciona realmente la app sin descargarla. Apple Store permite poner hasta 3 vídeos en cada ficha y en el caso de Google Play Store es posible incluir un vídeo como imagen principal de la ficha, que en esta tienda dispone de gran visibilidad al estar en la parte superior y a un tamaño considerable.

Es importante tener en cuenta también la capacidad de estas tiendas de poder internacionalizar las aplicaciones, por eso es interesante incluir palabras clave en otros idiomas o posibilidad de traducción de elementos como el título y la descripción para llegar a más público. A sabiendas que los márgenes de ganancia de una app son muy bajos y que necesita muchas descargas para recuperar la inversión, buscar clientes fuera del país de residencia siempre es acertado.

Otro factor que hay que vigilar son los cambios constantes que realizan las tiendas de aplicaciones (aumento de número de caracteres en el título, cambios en las categorizaciones, multi-idioma… ) ya que esto evitará la obsolescencia de nuestro producto y que nos adelante la competencia.

Por supuesto no olvidemos la parte de comentarios y opiniones de nuestra ficha de aplicación. Al igual que pasa con los hoteles y restaurantes, apenas nadie se descarga una aplicación que no tenga un mínimo de comentarios positivos. Por otra parte, conviene siempre contestar a todos los comentarios que nos hacen, buenos y malos y sobre todo solucionar los problemas. Ver que hay alguien detrás de una aplicación que nos queremos descargar siempre da mayor confianza.

FUENTE: https://elpais.com/tecnologia/2017/10/26/actualidad/1509031755_991986.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí..Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies