¿Qué esperar de Google I/O 2017?

La cita de la compañía con los desarrolladores promete mucho Android, realidad virtual e inteligencia artificial

Una entrada para el I/O, la conferencia de Google, es como un billete para el parque de atracciones de los desarrolladores. En un anfiteatro con toques de circo, vetusto y con praderas verdes y zonas al aire libre, Google, como ya hizo el año pasado, va a desvelar sus planes para el próximo año en San Francisco.

 

No es un evento para consumidores, pero las charlas principales están pensadas para los entusiastas de la tecnología, para saber mejor cómo será el próximo móvil que tenga en su mano o cómo van a interactuar usando la voz con aparatos en su hogar.

La undécima edición de I/O tendrá un protagonista central, Android. Será el estreno más formal de O,  y que ha madurado. Todavía no se sabe el nombre final, las apuestas apuntan a que podría ser Oreo. Algo complicado por ser un nombre comercial, pero si tuvieron un Kit-Kat…

Con Android O prometen mejor gestión de la batería, notificaciones más limpias, un teclado predictivo que no sea una pesadilla para cambiar de idioma o añadir nuevas palabras y, muy necesario, mejor sonido con auriculares inalámbricos, una necesidad urgente cuya solución ha contado con la colaboración de Sony.

La inteligencia artificial es la gran apuesta de futuro de Sundar Pichai. El CEO de Google quiere preparar al buscador para el día en que se terminen las pantallas y, en consecuencia, su gran fuente de dólares actual, los anuncios basados en búsquedas. Con el Asistente, Home, que ya funciona en español, quiere potenciar la interacción natural entre humanos y máquinas, dialogando. Con ello, como ya hace Alexa de Amazon o Siri de Apple, esperan crear la costumbre de hablar en los usuarios, conocerlos mejor y, seguramente, poner pronto servicios como encargo de pizza, envío de ropa a la lavandería… Google tiene que acelerar para llegar a más móviles y, si es posible, otros aparatos inteligentes, para no perder frente a Alexa, cada vez más el estándar de serie en Estados Unidos.

La imaginación y pericia de los desarrolladores hará posible que se integren con más aplicaciones, que se enciendan y apaguen luces, o se adapte el termostato de casa. La conquista del hogar es a través de Home.

Google tiene su propia interpretación del ordenador. Los Chromebooks han conquistado las escuelas, también quieren ir oficinas y hogares con su sencillez de uso y escaso mantenimiento como grandes valores. Solo tienen un programa, Chrome, el navegador. Dentro del mismo se carga todo. Es decir, es un navegador sencillo enriquecido con aplicaciones. Cada vez se ve como una posibilidad más real que un nuevo sistema operativo, ahora mismo conocido con el nombre clave de Magenta, una Android y Chrome en un solo sistema.

La realidad virtual es otro de los espacios en los que compite Google. Primero con las modestas cardboard, unas gafas de cartón que demostraron gran potencial a coste mínimo. En 2016 enseñaron DayDream, una versión más ambiciosa, con gran despliegue. Un año después, apenas hay fabricantes de móviles o creadores de contenido que se hayan sumado a su propuesta. Mientras que Oculus se hace popular, DayDream es desconocido para casi todos. Google tiene que demostrar que su visión de esta tendencia es la acertada. Lo mismo sucede con los wearables. Una nueva hornada de Android Wear 2.0 está en las tiendas, con LG como aliado de excepción, pero apenas levantan tracción. Apple sigue reinando en la muñeca.

El miércoles a las 19h, hora peninsular española, las 10h de la mañana en Mountain View, Sundar Pichai abrirá una cita empresarial con tintes de espectáculo de masas. Los desarrolladores son las nuevas estrellas del rock.

LAS DECEPCIONES DE I/O

Google intenta desplegar lo último en esta cita, marcar tendencias, pero no siempre lo consigue. Para la historia quedaron algunos de los gadgets que no llegaron al mercado de consumo o apenas tuvieron eco. En 2009 lanzaron Google Wave, una mezcla entre chat, videoconferencia y foro, con un toque social. Parte de su tecnología se terminó usando en Google+, una red social sin demasiada vidilla social… 2012 fue un año de sorpresas, pero también de decepciones. Se mostraron Google Glass y Nexus Q. Seguimos esperando la resurrección de las primeras, que nunca llegaron al consumidor final, solo a desarrolladores dispuestos a pagar más de 1.000 dólares por un aparato experimental. Q fue el primer paso para meter Android en el hogar, funcionaba como centro multimedia para poner música. En 2014 mostraron Project Ara, un sistema modular para ir modificando y cambiando el móvil, como antes se había hecho con los PC clónicos, pero en caliente, sin tener que saber demasiado, casi como si fueran piezas de Lego. LG hizo un móvil siguiendo estos patrones. Motorola mantiene los Moto Z siguiendo esta filosofía, pero Google ha cancelado el proyecto, a pesar de que pretendían estrenarlo el Puerto Rico.

FUENTE: http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2017/05/17/actualidad/1494983135_908335.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí..Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies