HP Sprocket, una impresora de fotos que cabe en tu bolsillo

Si vuelve el vinilo, ¿por qué no la fotografía en papel? Es cierto que la moda vintage y el gusto por recuperar procesos analógicos está viviendo un nuevo despertar, también lo es que a la industria le conviene cobrar un extra por el material, volver a fabricar y distribuir a un precio superior al que se pedía cuando había carretes o tocadiscos de manera habitual. Es como tener un caballo, no es el medio de transporte, es el gusto por algo que nos hace especiales. (Salvando mucho las distancias, obviamente).

Aunque el precio de la impresora en sí no es elevado, 150 euros en la tienda oficial, el papel sí conviene medirlo. Puede llegar a salir a casi 70 céntimos la foto 

HP Sprocket se queda a medio camino. No es una impresora de alta calidad, ni de gran formato, pero sí emula la misma sensación que se tenía con las Polaroid instantáneas que tan populares fueron hasta comienzos de este siglo. Sirve para imprimir fotografías del tamaño de apenas un carné, pero con una tinta especial, que aguanta el paso del tiempo. No hay inyectores en el aparato, sino que es el papel el que hace el proceso de sublimación.

Cada imagen impresa se convierte también en pegatina si se quita la parte trasera del papel. Puede ser el complemento perfecto para fiestas, viajes con amigos o celebraciones familiares. Es muy sencilla de usar. Basta con instalar una aplicación con el mismo nombre, tanto en Android como en iPhone, se conectan móvil e impresora por Bluetooth y después solo hay que seleccionar qué imagen de la galería se quiere enviar. En pocos segundos comienza a salir por la ranura, sin apenas hacer ruido.

Tiene una autonomía de más de 30 imágenes. Permite llevarlo en el bolso y cabe en la palma de la mano. Solo pesa 170 gramos

Ahora bien, conviene usarla con moderación. Aunque el precio de la impresora en sí no es elevado, 150 euros en la tienda oficial, el papel sí conviene medirlo. Salvo si se hace un encargo al por mayor, puede llegar a salir a casi 70 céntimos la foto. Es fácil despistarse y sacar estampitas sin mesura.

HP quiere hacer caja con ello. De hecho, se pueden encargar paquetes de hojas, de 10, 20 o 50 papeles, directamente desde la aplicación. No es la opción más económica, pero sí la más fácil. Se pueden encontrar recambios en Internet, también de otros fabricantes, como los de Polaroid. Siempre que sean del mismo tamaño y tenga el símbolo Zero Ink, la tecnología que usa el aparato, funcionará. Al igual que pasa con las impresoras domésticas, a HP no le gusta mucho que se ponga un cartucho cuya fabricación no ha controlado, pero termina por funcionar.

La aplicación trae un editor, tan útil como limitado. Se pueden poner marcos, añadir efectos cómicos, emojis, arreglar el contraste o poner textos. ¡Sí, puedes imprimir un ‘meme’!

Lo mejor es usarlo en un entorno social, como recuerdo o para jugar a probar efectos.

Sprocket (el mismo nombre que el perro de los Fraggle, guiño a los niños de los 80) tiene una batería similar a la de un móvil. Se carga a través del puerto micro USB. Es la misma clavija que la mayoría de los teléfonos con Android. Tiene una autonomía de más de 30 imágenes. Permite llevarlo en el bolso y cabe en la palma de la mano. Solo pesa 170 gramos.

No sirve para enseñar las fotos del safari en Kenia a los vecinos, pero sí para poner en la nevera un recuerdo de la última cena del grupo de amigos.

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2017/03/23/soy_techie/1490246386_045692.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí..Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies