Las ‘telecos’ hacen frente común para exigir al Gobierno menos tasas y más antenas

Las operadoras movilizarán inversiones millonarias para responder al tráfico de datos y la velocidad de conexión que se triplicarán en tres años

Las grandes compañías de telecomunicaciones han hecho un frente común para instar al nuevo Gobierno a que incentive una economía digital, favoreciendo la inversión en redes de nueva generación y a que les levante la pesada carga fiscal que pesa sobre el sector, con tasas singulares que no soporta ningún otro sector

Las principales operadoras (Telefónica, Vodafone y Orange), fabricantes de equipos y otras empresas se van a apoyar en un informe realizado por la consultora independiente Arthur D. Little sobre la importancia del sector para la economía española y las elevadas cargas impositivas con el que tratan de convencer al ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, para que atienda sus demandas.

Las dos más urgentes son frenar la voracidad fiscal de los ayuntamientos y ampliar regulatoriamente la Ley General de Telecomunicaciones para impedir que los entes locales sigan poniendo trabas al despliegue de antenas y redes de fibra óptica.

Contribución al empleo e inversión

El sector supone el 2% del PIB y más de medio millón de empleos, según un informe de  Arthur D. Little

Según el informe de la consultora, que será presentado la próxima semana, el sector de las telecomunicaciones supone un 2% del PIB español y genera 546.000 empleos (40.000 directos), y augura que el 50% del crecimiento económico en España en los próximos años, lo generará la economía digital.

Los operadores han llevado a cabo una inversión media anual de 4.100 millones de euros en los últimos cuatro años, muy superior a la de los principales sectores en España, y con un incremento del 26% desde 2012, mientras sus ingresos y resultados se han reducido un 14% y un 48% respectivamente según el estudio de Arthur D. Little.

Los operadores defienden que su sector es el único que no ha contribuido a la inflación, con una caída del precio de los servicios de telecomunicaciones de un 15% desde 2010, pese a la mejora de los servicios.

A LA ESPERA DE LA PATRONAL

El sector de las telecomunicaciones ha pasado por una severa crisis de representación debido al cisma de su patronal Ametic (Asociación Multisectorial de Empresas de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Comunicación, de las Telecomunicaciones y de los Contenidos) por la polémica gestión de José Manuel de Riva, puesta en cuestión por muchas de las grandes empresas socias de la patronal (Telefónica, Vodafone, Orange, Ericsson, Nokia-Alcatel, Telecable, El Corte Inglés o ZTE).

Este sector crítico entiende que Ametic no ha defendido sus intereses ante la Administración precisamente en temas como la excesiva fiscalidad, y exige un cambio de rumbo que ha motivado que el anterior presidente haya tenido que renunciar a la reelección.

Y, sin embargo, soportan el 88% de la carga impositiva del ecosistema digital, y hacen frente a más de 20 tasas singulares, que le suponen un desembolso de 830 millones de euros anuales.

20 tasas singulares

Entre esas tasas está la de financiación RTVE (0,9% de los ingresos minoristas y mayoristas detrayendo los pagos minoristas); financiación de la CNMC (2 por 1.000 sobre ingresos minoristas y mayoristas detrayendo los pagos minoristas); tasa de reserva del dominio público radioeléctrico; Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) (137 euros por cada 1.000 abonados de telefonía fija y 632 euros por cada 1.000 abonados de móvil y 649 euros por antena); tasa de numeración; tasa por la utilización privativa del dominio público local para telefonía fija (entre 2% y 1,5% de los ingresos según el operador); impuestos locales por la apertura de zanjas, obras y otras; impuestos medioambientales (500-800 euros por antena); tasas por uso del subsuelo y tasa de banda ancha, entre otras.

Las compañías defienden que los españoles disfrutan de redes de banda ancha fija y móvil de cada vez mayor capacidad: la cobertura de red de nueva generación fija y móvil ha subido al 56% y 94% respectivamente, y en 2015 se construyeron más accesos en España que los que había construidos en Francia, Reino Unido y Alemania. Pero no es suficiente ya que en los próximos años habrá una fuerte demanda de datos y muy alta velocidad para algunos servicios

Así, estima que la velocidad media se multiplicará por más de tres en 2019, se triplicará el consumo de datos y se cuadruplicarán los objetos conectados, con aplicaciones críticas como la telecirugía, los vehículos sin conductor, los sensores en cadenas de producción y los servidores en la nube

Fuente: http://economia.elpais.com/economia/2016/12/16/actualidad/1481914495_276153.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí..Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies