Nexus 6P y 5X muestran el potencial del nuevo Android

1445241102_115160_1445241529_noticia_normal

Android funciona en el 82% de los móviles. Marshamallow, su última actualización, de momento solo disponible en los aparatos Nexus, da motivos suficientes para pensar que este liderato va a seguir bastante tiempo. Nexus 5X y 6P, los primeros móviles en traer el sistema operativo de serie, son el mejor escaparate para probar sus bondades. Y los hemos probado.

Con Android 6.0 cumple una vieja y esperada promesa, el paso de un móvil a otro de manera rápida y sencilla. Una aplicación propia sirve para que el nuevo terminal y el anterior compartan datos básicos y permiso. A partir de ahí todo se tomará de la nube. En menos de dos horas el nuevo móvil tiene todos los programas y contenido que se guardaban en el móvil antiguo.

La duración de la batería es también notable. Una de las novedades,Google on Tap, la posibilidad de usar Google como buscador dentro de otras aplicaciones, resulta práctico para moverse dentro del contenido.

¿Esto significa que Sony, Samsung y el resto de fabricantes con Android de alta gama tienen motivos para preocuparse? Realmente no. Los teléfonos Nexus no están pensados para ganar cuota de mercado. Sí es cierto que esta vez el precio, por encima de los 350 dólares, no lo hacen tan apetecible como en ediciones anteriores, pero sigue siendo bajo para lo que ofrece. La propuesta de Google es totalmente diferente. Google quiere mostrar cómo es Android puro, que se vea su funcionamiento real sin la capa de software que suelen añadir las marcas. Inicialmente, eran teléfonos pensados para que los desarrolladores puedan probar sus creaciones en un aparato estándar. Su precio ajustado y buen rendimiento los hacen apropiados para cualquiera que esté dispuesto a pagar algo más de 300 euros y tener una experiencia de alta gama.

Ambos mantienen un patrón de diseño muy similar por fuera, aunque el menor es de LG, y el mayor de Huawei. La parte trasera presenta la cámara con doble flash y el sensor de huellas. Se configura en los primeros pasos con el teléfono y se agradece. Ya no hace falta poner la contraseña cuando se quiere consultar algo, bastante con dejar el dedo. No da sensación de retraso. Más rápido y natural que una clave tradicional.

En menos de dos horas el nuevo móvil tiene todos los programas y contenido que se guardaban en el móvil antiguo

Entre los puntos débiles de este sistema de móviles de Google está la falta de abastecimiento. Es una constante en casi todos los modelos que han lazado con el sello Nexus. Tampoco suelen hacer publicidad. Este domingo fue la excepción, un anuncio durante la jornada de fútbol americano. Una fórmula publicitaria cara y con intención de recordar que este lunes sale al mercado de Estados Unidos, más que la venta como finalidad. Google lo que realmente anhela es que la tasa de adopción de Marshmallow crezca rápidamente y tenga un parque de móviles mucho más homogéneo. Mientras que Apple hace dinero con la venta de cada terminal, Google lo hace con la publicidad. Al buscador le conviene que su cuota de mercado, superior al 80% en móviles en todo el mundo, siga creciendo para tener más y más pantallas con su software. Su ambición es controlar el soporte.

¿Nexus 5X o 6P?

Difícil elección. Ambos usan el nuevo cable USB C, reversible y de carga rápida. Una ventaja con trampa. El actual USB es casi un estándar, es fácil encontrar quién preste uno en caso de apuro. Con el tiempo sucederá con este modelo, pero su escasa popularidad invita a llevar uno siempre consigo.

6P destaca, especialmente, por su rendimiento con la imagen. El resultado de fotos y vídeos, incluso a velocidad súper lenta, sorprende. La pantalla ayuda a que brille especialmente el resultado. Las 5,7 pulgadas no se hacen excesivas al tomarlo en la mano, apenas tiene borde. En cambio, sí que resulta pesado si se tiene en la mano más de 10 minutos. La batería dura casi todo el día aunque se use de manera intensiva. Al software mejorado de Android, hay que sumar una tecnología incluida en el procesador de Qualcomm que permite recargar casi el 80% de su autonomía en menos de media hora.

5X resulta menos rompedor, más continuista. La cámara trasera graba, como el 6P, con definición 4K. La frontal, pensada para las autofotos, se queda dentro de la gama media.

Ambos mantienen un patrón de diseño muy similar por fuera, aunque el menor es de LG, y el mayor de Huawei. La parte trasera presenta la cámara con doble flash y el sensor de huellas.

Tanto el Nexus 5X, cuyo precio comienza en 379 dólares, comoNexus 6P, a partir de 499, evidencian que ya no son unas gangas, pero sí que son una gran opción para quienes quieren rendimiento alto al margen del márketing y las acciones de los grandes fabricantes con complementos en forma de programas propios. Google consigue su objetivo, Marshamallow brilla, es eficiente y tiene un diseño mucho más sencillo. Los menús son más lógicos y el paso entre tareas más rápido, se ahorran pasos. El diseño es muy claro. Se evidencia que, cada vez más, las diferencias entre iOS y Android son una cuestión de gusto y costumbre, que un salto de calidad entre ambas plataformas.

Fuente: http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2015/10/19/actualidad/1445241102_115160.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí..Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies