93 729 90 39 bggroup@bggroup.es
www.bggroup.es

Así puedes reciclar partes de tu móvil sin cambiar de teléfono

Una guía explica el usuario cómo cambiar piezas de su smartphone sin tener que deshacerse completamente del terminal. Y no es la única manera para ser más ecológico.

Residuos electrónicos en una feria sobre sostenibilidad

Resulta algo complejo hablar de ecología y teléfonos móviles al mismo tiempo. Es un dispositivo electrónico que consume bastante energía y que está compuesto por una serie de materiales poco amables con el medio ambiente, que van desde plásticos a minerales raros, como el polémico tántalo, cuya explotación en África se ha convertido en un verdadero conflicto.

 

A pesar de todo esto el móvil está ya instalado en nuestro modo de vida y mientras aparecen modelos cuya producción es más ecológica, todavía escasos, lo mejor que podemos hacer por nuestra parte es intentar hacer un uso de éste lo más ecológico posible. Precisamente el primer paso es la adquisición de un modelo que cumpla ciertos criterios ecológicos que inciden sobre todo en su forma de producción.

Aunque el Proyecto Ara de Google, que proponía un modelo fabricado con materiales reciclados y módulos reemplazables, quedó parado, otros proyectos de concepción modular como Fairphone, el primer móvil cuya fabricación cuenta con un conjunto de valores éticos y una cadena de abastecimiento justa, sigue a flote desde 2013. Y avanza, aunque lentamente, pero ya con un segundo modelo que aporta unas especificaciones técnicas bastante interesantes. También las marcas más conocidas se han sumado en algún momento a la producción de dispositivos más ecológicos que el resto de sus modelos. Tal es el caso del LG G5; el Samsung Blue Earth, que funciona con energía fotovoltaica; o el Samsung F268, fabricado sin sustancias contaminantes.

Efectivamente la obsolescencia programada, al igual que en otros aparatos electrónicos, es un problema que se ha acrecientado considerablemente con el móvil. iFixit y Greenpeace publicaron el año pasado una guía donde se podía consultar la capacidad de reparación de los dispositivos móviles más vendido, con el fin de que el usuario sepa hasta qué punto puede cambiar piezas de su móvil sin tener que deshacerse completamente del terminal por que falle la batería o no haya piezas de repuesto. La lista no se actualiza con los nuevos modelos, pero nos sirve de referencia para saber qué características hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un nuevo smartphone y no caer en un consumo reiterado derivado de la obsolescencia programada.

Otro aspecto a tener en cuenta es la elección de un operador ético con el que conectarse y que esté preocupado por las causas ecológicas. En esta cuestión Gran Bretaña ha sido pionera con The People’s Operator (TPO), un operador virtual que dirige el 10% del gasto de cada cliente a cualquier organización o causa benéfica de su elección. Entre ellas algunas de protección de los animales.

Por su parte Green Mobile se jacta de ser el primer servicio de telefonía móvil ecológico del Reino Unido, que fue lanzado originalmente para ayudar a compensar el impacto ambiental de la cultura móvil y ha evolucionado con apoyos del 5% a una variedad de causas de índole ecologista.

En España tenemos iniciativas como SomConnexió, la cooperativa de telecomunicaciones nacida del seno del SomEnergia, donde se busca, sin ánimo de lucro, configurarse como una alternativa de consumo sostenible que derive en un modelo que sea más justo y respetuoso con los recursos del planeta.

Para estar seguros de la huella ecológica que deja nuestra adquisición, otro listado de Greenpeace muestra, a nivel mundial, las empresas de electrónica más “verdes” y respetuosas con el medio ambiente en su fabricación. Se puede consultar aquí.

Si hablamos de aplicaciones ecológicas

Hay un variado catálogo en las tiendas de aplicaciones de software para móviles dedicado a la ecología. Muchas de ellas nos acercan al conocimiento del entorno y su cuidado y otras nos involucran en proyectos que hay a nuestro alrededor. Tal es el caso de Zooniverse, una plataforma web donde cualquiera puede participar y unirse a una de las numerosas investigaciones activas reales y dirigidas por biólogos, astrónomos y otros científicos, fomentando así la ciencia ciudadana. Hasta ahora hay más de un millón y medio de voluntarios registrados.

Seek, por su parte, es otra plataforma colaborativa donde podemos capturar e identificar, con ayuda de su inteligencia artificial, las especies de animales y plantas que están a nuestro alrededor. Protected Planet, elaborado por la ONU, también nos permite conocer en su mapa interactivo los lugares protegidos del planeta.

Es interesante también la iniciativa GlobalSoundscapes.org, donde un grupo de científicos norteamericanos ha creado un proyecto para grabar todos los sonidos naturales del planeta, contando para ello con la colaboración ciudadana a través de una aplicación móvil que permite grabar por ejemplo el sonido de un pájaro que tengamos cerca.

No hay que olvidar también que organismos e instituciones como Greenpeace o WWF llevan décadas dedicándose al cuidado del medio ambiente, por lo que sus páginas web o sus numerosas aplicaciones pueden sernos útiles a la hora de consultar especies protegidas, procedimientos, acciones o campañas ecológicas que estén en activo.

Para el ecologismo del día a día también encontramos aplicaciones útiles que descargar en nuestro móvil: AirVisual, por ejemplo, nos informa del estado de la calidad del aire que respiramos en una determinada zona. Muy útil para decidirnos a dejar el coche en casa y usar el transporte público. Al igual que Plume air Report, que nos da este tipo de datos en tiempo real utilizando el Internet de las cosas, ya que la información del aire la recoge un dispositivo portátil llamado Flow, que podemos llevar con nosotros a todos lados.

Las aplicaciones que calculan nuestra huella de carbono diaria también están disponibles tanto para iOS como para Android Store. La mayoría tienen un carácter educativo y nos muestran lo que influye cada cosa que hacemos en el medio ambiente, ya sea por los transportes que utilizamos, por lo que consumimos o por la basura que generamos, son datos que el móvil nos ayuda a descubrir y reducir si es necesario. Carbonpedia y Carbon Footprint ACP son dos buenos ejemplos.

Encontramos aplicaciones que nos invitan a realizar un consumo responsable. ‘Apps’ como AppliFish, Seafood Watch o GoodGuide, nos indican las especies marinas protegidas y nos informan de los productos que resultan más saludables y ecológicos a la hora de adquirirlos, respectivamente.

La eliminación correcta de basuras también es crucial para el cuidado del medio ambiente, por lo que es importante saber cómo se recicla y dónde. Para lo primero tenemos la Guía de Reciclaje creada por Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que promueve la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente a través del reciclaje; y para lo segundo disponemos de Punto Limpio, que nos indica por medio del posicionamiento el punto limpio más cercano de los 1.200 que hay en España.

Comportamiento ecológico móvil

Ya que nos proponemos ser más ecológicos con nuestro dispositivo móvil tengamos en cuenta algunas recomendaciones que pueden ayudar a mejorar el impacto de su uso.

No dejar que la batería se descargue del todo. La batería de litio tiene un determinado número de ciclos de carga, si no los gastamos del todo nos durará más y no habrá que desecharla. Tampoco es bueno para el medio ambiente mantener el cargador conectado si ya está cargado. Evitar por tanto dejarlo toda la noche cargando.

Gestionar bien su uso. No solo porque es un aparato que ‘engancha’ demasiado, sino porque la pantalla encendida constantemente consume mucha energía que después hay que volver a recargar. Apagarlo si no se va a usar durante un tiempo prolongado, por ejemplo mientras se duerme.

Cuidar el dispositivo. Tanto por fuera como por dentro, en su software, aplicaciones y memorias. Manteniéndolo todo actualizado y bien organizado. Esto evita que se deteriore pronto y tengamos que comprar otro.

Utilizar cargadores solares. En la medida de lo posible es una de las opciones más ecológicas a la hora de usar el móvil.

No tirarlo nunca a la basura. Hay varias ONGs que se encargan de recoger los viejos móviles para sacar un provecho de ellos y después utilizarlo para sus campañas a favor del medio ambiente o proyectos de desarrollo. Por ejemplo Cruz Roja mantiene la campaña “Dona tu móvil” a través de la web Donatumovil.org y Acción Contra el Hambre también tiene en marcha la campaña “Movil solidario”, que permite que estos dispositivos viejos sirvan para ayudar a los más desfavorecidos.


Fuente: https://elpais.com/tecnologia/2018/04/19/actualidad/1524127751_068832.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *