Barcelona supera la prueba de fuego del Mobile: 107.000 visitantes

La organización califica de “éxito enorme” esta edición y anuncia que el año que viene repetirá en la capital catalana del 25 al 28 de febrero

El Mobile World Congress se celebrará el año que viene del 25 al 28 de febrero. JUAN BARBOSA EL PAÍSFOTO: JUAN BARBOSA (EL PAÍS) / VÍDEO: ATLAS

Barcelona superó de nuevo el reto que, año a año, le plantea el Mobile World Congress (MWC). Y esta vez lo ha hecho a pesar del contexto político, que deslució el arranque institucional del congreso. Por tercer año consecutivo, el mayor congreso internacional de la telefonía superó los 100.000 visitantes. Según los organizadores del evento, la patronal GSMA, el MWC cerró este jueves con más de 107.000 asistentes. Son mil congresistas menos que en 2017, pero su consejero delegado, John Hoffman, calificó de “éxito enorme” esta edición y resaltó que la cita contó con más ejecutivos de primer nivel que otros años.

 

Los congresistas, de hecho, vivieron el MWC casi completamente ajenos al conflicto político. Hoffman solo halló una pega a la edición de este año: el tiempo. “Solo siento que no pudiéramos contar con el típico buen tiempo de Barcelona para el evento de este año”, afirmó en el comunicado. “Hemos tenido otro muy exitoso MWC”, resumió. El frío, que llegó incluso a manifestarse en forma de nieve, no provocó problemas de movilidad en la ciudad, si bien las tiendas y los restaurantes sí notaron algo sus efectos.

El consejero delegado de GSMA resaltó su satisfacción por el salto cualitativo del MWC este año. Según la organización, más del 55% de los asistentes del congreso fueron ejecutivos de primer nivel, incluyendo más de 7.700 consejeros delegados. Esa cifra es mayor que la del año pasado, cuando acudieron 6.100 directivos de ese rango.

También hubo más mujeres (un 23% más). Aun así, los datos ponen de manifiesto la brecha en ese ámbito: solo el 24% de los congresistas eran mujeres. “Estamos muy satisfechos con la cantidad de asistentes de alto nivel, en particular con el número de consejeros delegados”, añadió Hoffman, quien también destacó la presencia de ministros y reguladores y volvió a agradecer la colaboración de las instituciones.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, destacó precisamente ayer “la buena colaboración” de los sectores público y privado para organizar el evento y minimizó el conflicto político con el que empezó el congreso. “Nunca nadie ha puesto en cuestión el contrato que tenemos [con GSMA] hasta 2023. La organización pedía condiciones de estabilidad y seguridad, que se han dado”, afirmó la alcaldesa, quien añadió: “Una cosa son las legítimas discrepancias entre partidos políticos e instituciones y otra es que nos pongamos de acuerdo por el MWC”, de cuya “importancia económica” para la ciudad dijo ser consciente.

De hecho, Colau aplaudió que la ciudad se convierta en “referente de la Cuarta Revolución Industrial” y que tanto las administraciones como las grandes empresas hayan cerrado filas para que Barcelona sea candidata a ser uno de los laboratorios europeos del 5G.

El MWC tiene un impacto sobre la ciudad de 471 millones de euros en apenas cuatro días, si bien algunos de los congresistas alargarán su estancia en la capital catalana hasta el fin de semana. Pero además, el evento repercute sobre los ecosistemas tecnológicos de Barcelona y Madrid por la presencia de grandes compañías y fondos que aprovechan para buscar proyectos en los que invertir. Uno de los beneficiados del congreso ha sido, precisamente, el salón de startups4YFN, que este año ha batido récords al superar los 20.000 visitantes.

“Escaparate mundial”

El congreso ha ido, de hecho, más allá de las grandes presentaciones de las compañías de telefonía. Los principales asuntos en esta edición han sido el Internet de las Cosas, el 5G y la inteligencia artificial. “Hemos sido el escaparate mundial de la industria del móvil”, resaltó el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, quien también insistió en que el MWC se quedará al menos un lustro más en la capital catalana. “Tenemos un contrato con GSMA hasta 2023. Cada edición es un examen. Y si hacemos las cosas como las hemos hecho hasta ahora, no debemos sufrir por el futuro”, concluyó.

El consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, inauguró ayer, además, la cuarta edición del programa educativo mSchools dando las gracias a los profesores que “creen el futuro” a través de su docencia. Hoffman explicó que las ediciones pasadas de este programa han permitido “explorar cómo los cambios en la sociedad y en la tecnología conducen rápidamente a la necesidad de mejorar en la educación”, y que esta edición pretende entender mejor el liderazgo que deben asumir los profesores.

Fuente: https://elpais.com/tecnologia/2018/03/01/actualidad/1519897120_297064.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información consulta nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies