Cómo encontrar trabajo aprovechando las redes sociales

El 70% de los responsables de selección husmean en los perfiles de los usuarios.

Facebook es la mayor red social, con casi 2.000 millones de usuarios activos al mes.

Un selfi poniendo cara de pato, una foto en carnavales con el último disfraz, fotos de una juerga universitaria… Son ejemplos de contenido que resulta habitual en las redes sociales, y de hecho, suele tener una presencia prominente. Sin embargo, estas graciosas escenas no parecen la mejor carta de presentación a la hora de buscar un trabajo, sobre todo si es un perfil de responsabilidad o la imagen de la empresa está en juego. ¿Qué tiene que ver una foto que subamos a Instagram con la búsqueda de empleo? Aunque creamos que no mucho, lo cierto es que la relación existe de forma inevitable: el 70% de los responsables de selección husmean en los perfiles de las diferentes redes sociales del candidato en busca de la personalidad real, la que no se cuenta en las entrevistas.

¿Cómo hacer para que las redes sociales no sean un obstáculo y sirvan para encontrar empleo?

Pulir bien los perfiles

Parece evidente que la segmentación de las diferentes redes sociales no deja lugar a dudas y LinkedIn es el lugar más adecuado para buscar empleo; sin embargo, los responsables de selección van a ir más allá y harán lo posible por conocer más la verdadera personalidad del candidato. Para ello, será necesario por remozar la información más visible de las redes sociales: los perfiles.

Fotografía: Como norma general, la foto de perfil de LinkedIn debería ser la más formal, pero las normas se están relajando y ya no es estrictamente necesario que la foto sea la misma que adjuntaríamos en un currículo. La mejor norma a seguir es intentar ponerse en el pellejo de quien busca un buen candidato: una foto sonriente y positiva, huyendo de extravagancias, será siempre una apuesta segura.

Bio: Evidentemente, cada red social va dirigida a un perfil de usuario distinto y no tendría sentido replicar la biografía que hemos publicado en LinkedIn en Instagram o Facebook; sin embargo, de la misma manera que conviene cuidar la fotografía de perfil, revisar que no haya faltas de ortografía o contenido que pueda ofender a algo en nuestra bio es absolutamente necesario. Un resumen claro y positivo de nuestra persona siempre es un valor seguro, siguiendo siempre el objetivo de causar una buena impresión, en términos generales, a quien nos visite.

Qué publicar y qué no

¿Por qué las empresas indagan en los perfiles en redes sociales? Realmente, no se busca el descarte inmediato del candidato por lo que publique (aunque pueda suceder si es muy ofensivo); lo que se busca es dibujar un perfil de la persona más allá de lo que detalla en su candidatura. Un estudio llevado a cabo en 2017 entre responsables de recursos humanos en Estados Unidos reveló que las empresas se fijaban fundamentalmente en tres cosas en un candidato: lo que escribía o publicaba en redes, su actividad en Organizaciones No Gubernamentales o voluntariado y las conexiones (sus amigos). Lo que se busca realmente es si el contenido publicado es constructivo (aporta valor) o destructivo (se hace con el objeto de atacar a algo o alguien).

Ser sincero, optimista y evitar ciertos temas

Los expertos saben que es muy difícil encontrar el candidato perfecto y sin tachas en su expediente, pero en su lugar valoran la coherencia y la sinceridad: si alguien es defensor de alguna causa en concreto, resultaría extraño que meses antes de algún contenido en su favor publicado se hubiera manifestado de manera diferente. Igualmente se valora positivamente una visión positiva de las cosas y cómo afrontar el día a día; un muro cargado de negatividad y protestando todo el día a buen seguro que no contribuye a dibujar un buen perfil del candidato. Por otro lado -al menos en lo que respecta al estudio publicado en Estados Unidos por Jobvite- hay ciertos temas cuya publicación puede ser un serio obstáculo a la hora de presentarse como candidato: hablar de drogas, política o lucirse en exceso con compras o viajes, no ayuda, pero tampoco las faltas de ortografía ni, atentos a esto, no contar con una presencia activa en las redes sociales.


Fuente: https://elpais.com/tecnologia/2018/02/15/actualidad/1518712262_700981.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información consulta nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies