La alerta sanitaria que LG decretó sin saberlo en el Mobile de Barcelona

No hubo conspiración en el MWC20: se canceló por el ‘efecto llamada’ de la firma coreana y el miedo de las multinacionales a las demandas millonarias en caso de un contagio

Mobile World Congress
Recinto del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona durante el desmantelamiento de las instalaciones. DAVID ZORRAKINO EUROPA PRESS

Hay dos corrientes para explicar los grandes acontecimientos de la historia: los que opinan que responden a un plan premeditado de grupos reducidos con poder o quienes, por el contrario, lo achacan todo a una conjunción de casualidades. En el caso de la cancelación del Mobile World Congress de Barcelona son mayoría los que, aunque por razones diversas e incluso opuestas, se han apuntado a las teorías conspirativas. Sus tesis arrancan de la “contradicción alarmante” que existe entre las razones dadas por la GSMA, la asociación de operadores organizadora del evento, que alega causas de “fuerza mayor” por el temor al coronavirus, y la negación de que existiera riesgo sanitario alguno que mantienen las Administraciones implicadas (Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona).

Por paradójico que parezca, ambas partes llevan razón. Y es que la cancelación del Mobile el pasado día 12, a poco más de una semana de que se celebrase, se ha debido en primer lugar a un hecho circunstancial —el primer anuncio en solitario de LG de que no acudiría al certamen— que desató sin quererlo un efecto avalancha para el resto de empresas que decidieron después anular también su presencia. Y, en segundo lugar, al celo de los departamentos jurídicos y de responsabilidad corporativa de las grandes multinacionales, que se han querido curar en salud ante las demandas multimillonarias que les habrían llovido ante un hipotético caso de contagio de alguno de sus directivos o invitados.

Ambos condicionantes alimentaron un aluvión de deserciones y obligaron finalmente a la GSMA a anular la feria. Así lo ha constatado este diario en conversaciones con directivos de importantes firmas participantes. “Sin ser consciente de ello, la alarma sanitaria la decretó LG con su comunicado, aunque ninguna autoridad apreciara riesgo. Por eso ni la GSMA miente cuando habla de causas de fuerza mayor ni tampoco el Gobierno cuando dice que el peligro era inexistente”, señala el directivo de un operador.

En efecto, el ambiente era relativamente tranquilo hasta que en la noche (hora europea) del martes, día 4 de febrero, LG se despachaba anunciando que no iría al Mobile: “LG Electronics está siguiendo y monitorizando de cerca la situación actual relacionada con el brote de coronavirus que fue declarado recientemente como emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud, ya que el virus sigue propagándose fuera de China. Anteponiendo la seguridad y la salud de sus empleados, socios y clientes, LG ha decidido cancelar su exposición y participación en el MWC 2020 que se celebrará a finales de este mes en Barcelona”, decía su comunicado, convirtiéndose en la primera empresa en tomar esa decisión.

La firma coreana de móviles, una de las pocas que presenta cada edición sus novedades en el MWC y tiene uno de los mayores pabellones, no se imaginaba las consecuencias imprevistas que iba a tener su decisión por el efecto llamada.  Podía haber sido cualquier otra de las 2.800 empresas que tenían previsto acudir al Mobile pero fue LG la primera y la que, sin quererlo, provocó la avalancha.

“La prioridad de LG es la seguridad y salud de todos nuestros empleados, socios y clientes, y por ello cancelamos tanto nuestra participación como exhibición en el MWC 2020 y en el ISE 2020. Es un caso puntual y por ello en los próximos años, LG continuará presente en estas ferias tecnológicas tan importantes para nosotros”, explica Miguel Ángel Fernández, director general de Marketing de LG Iberia.

Aunque la noticia tuvo alcance mundial, la GSMA no pareció inmutarse. Al día siguiente, como tenía previsto, lanzó un comunicado asegurando que el coronavirus tenía un “efecto mínimo” sobre el MWC y ofreció una lista de medidas de prevención bastante moderadas como evitar estrechar las manos, cambiar los micrófonos periódicamente o aumentar la desinfección de mesas y barandillas.

Todo parecía volver a la calma hasta que el viernes, día 7, Ericsson, uno de los mayores fabricantes de redes 5G, anunciaba también su retirada en términos parecidos a los de LG: «Como uno de los mayores exhibidores, Ericsson tiene cientos de visitantes en su salón cada día y, aunque el riesgo es bajo, la compañía no puede garantizar la salud y la seguridad de sus empleados y visitantes».

Pabellón de LG en el MWC17 de Barcelona.
Pabellón de LG en el MWC17 de Barcelona. EMILIO MORENATTI AP

La bomba activada

La bomba estaba activada y nadie iba a tener ya el poder de parar la cuenta atrás. Grandes multinacionales estadounidenses como Cisco, Intel, AT&T, Sprint, Facebook y McAfee se unían al bando de los desertores. Todas ellas apelaban sin ambages y con comunicados casi idénticos a la salvaguarda de la salud de empleados y clientes para justificar su decisión.

“El problema no es que LG y luego el resto anunciaran que no irían, sino que apelaron a la salud de su plantilla y los visitantes para no hacerlo. Ninguna multinacional, sobre todo las norteamericanas, podía arriesgarse a que un directivo contrajera el virus y volviera luego a su sede, aunque esa posibilidad fuera remota. Porque las consecuencias en forma de demandas judiciales o la cuarentena que tendrían que aplicar en sus oficinas hubieran sido la ruina”, explica un consultor que acude todos los años al MWC de Barcelona.

Pero, entonces, ¿por qué no se han cancelado otras ferias como el Integrated Systems Europe (ISE) de Ámsterdam, un evento tecnológico al que han acudido entre el 11 y el 14 de febrero firmas como Sony o Intel que anunciaron que no irían a Barcelona? “Los que esgrimen el ISE se olvidan de que LG también canceló su participación por las mismas razones pero, a diferencia de lo que ocurrió con el Mobile, lo hizo con mucha menos antelación respecto su comienzo, y al resto no le dio tiempo a reaccionar. Y es cierto que han ido Sony y otros pero lo que no se dice es que la mayor parte de las firmas chinas y otras asiáticas habían anulado voluntariamente su presencia, cosa que no había ocurrido en Barcelona”, apunta un fabricante, que descarta cualquiera de las teorías conspirativas con la que han especulado desde el ámbito político y mediático.

Entre esas teorías, se encuentra un posible boicot de las multinacionales estadounidenses a las firmas chinas que, como Huawei, se han convertido en las últimas ediciones en una de las mayores protagonistas del Mobile (y de su financiación) y amenazan con hacerse con el control de las redes mundiales a través del 5G. La misma alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, deslizaba que la guerra comercial entre Estados Unidos y China podía haber motivado la espantada.

En el terreno nacional, se apunta a venganza de las empresas tecnológicas por el anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez de implantarles la llamada tasa Google. También es celebrada la teoría de que los directivos no querían ir a Barcelona por el clima de inseguridad ciudadana, las huelgas de transportes o las algaradas callejeras protagonizadas por los independentistas. Desde el bando nacionalista más furibundo, tampoco han faltado las voces que han visto en la anulación un elemento más del complot del Estado español contra el procés. Hasta se cita como causa el artículo que se colgó brevemente en la web del Ayuntamiento de Barcelona alertando de los presuntos peligros para la salud del 5G.

“En todo caso, a las empresas les preocupa mucho más el creciente coste de estar presente en el Mobile y el escaso retorno que tiene para su negocio que esas razones externas y, a mi entender, esotéricas”, explica el consultor.

«Las autoridades sanitarias estaban preparadas, pero es el miedo del ecosistema el que nos forzó a tomar la decisión», admitía el consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, en una entrevista con EL PAÍS. Y «miedo» es la palabra que mejor resume la causa por la que el próximo día 24 no habrá ningún directivo de las empresas tecnológicas más importantes del mundo en la Fira de Barcelona. Pero no el miedo al coronavirus, sino a los abogados y a sus demandas.

UNA LARGA AGONÍA EN BUSCA DE UN CONSENSO IMPOSIBLE

John Hoffman, consejero delegado de la GSMA, explica la cancelación del MWC20
John Hoffman, consejero delegado de la GSMA, explica la cancelación del MWC20 REUTERS

La GSMA anunció la cancelación del MWC20 el miércoles, día 12, tras más de seis horas de reunión de su consejo, en el que están integrados los principales operadores. En realidad, la decisión estaba tomada al menos desde el lunes, según apuntan fuentes del sector, cuando operadores con gran peso en la GSMA como Vodafone o Deutsche Telekom advirtieron de que había que poner fin a la incertidumbre.

Si la agonía duró unos días más fue porque los organizadores querían buscar el máximo consenso, no solo entre sus asociados sino con las Administraciones, para blindarse ante el proceso legal que se abre ahora por las indemnizaciones. Incluso otras fuentes apuntan a que se solicitó a la Generalitat y el Ayuntamiento que se unieran al comunicado conjunto que anunciara la cancelación. No fue posible.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información consulta nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies