Pocophone F1, ¿el mejor móvil en relación calidad-precio?

El procesador Qualcomm Snapdragon 845 que incorpora el nuevo terminal de Xiaomi es el más potente del mercado. EPV POCOPHONE
Lo que primero llama la atención es su nombre. Y Pocophone no parece muy adecuado para los mercados hispanohablantes. Más aún si a la segunda marca de Xiaomi la propia empresa se refiere como Poco, a secas. No obstante, la denominación hace referencia a lo que cuesta el terminal, que es lo contrario de lo mucho que ofrece. Porque el F1, que ha servido para presentar en sociedad a Pocophone, es uno de los firmes candidatos a ser considerado como el smartphone con la mejor relación calidad-precio del mercado. Sin duda alguna, este aparato redefine lo que el usuario puede esperar a cambio de poco más de 300 euros.

Análisis y valoración

Pocophone F1, ¿el mejor móvil en relación calidad-precio?

Pocophone F1, ¿el mejor móvil en relación calidad-precio?

Es lógico preguntarse dónde está el truco. ¿Cómo es posible que Xiaomi ofrezca prestaciones propias de teléfonos de 700 euros por la mitad? La respuesta que ofrece la marca es sencilla: eliminan lo superfluo para centrarse en la potencia. La realidad, sin embargo, es más compleja. Por un lado, la empresa se ha comprometido a no superar nunca el 5% en el margen de beneficio de sus dispositivos móviles, que sirven de anzuelo para que los clientes luego se vean tentados por los aparatos de su amplio ecosistema de electrónica inteligente, donde ese margen es notablemente superior. Por otro lado, es evidente que los acabados del F1 y algunas de sus características no están a la altura de otros buques insignia más caros.

FICHA TÉCNICA

Pantalla: 6,18 pulgadas FHD + LCD de IPS con ‘notch’, formato 18:9, y una densidad de píxeles de 403 por pulgada

Procesador: Qualcomm SDM845 Snapdragon 845 con 8 núcleos a una frecuencia máxima de 2,8 Ghz.

Memoria RAM: 6/8 GB

Almacenamiento: 64/128. Ampliable con tarjetas microSD

Gráfica: Adreno 630

Cámaras: Trasera con doble sensor: El principal tiene 12 megapíxeles con un tamaño de píxel de 1,4µm y una óptica de luminosidad f/1.9. El secundario cuenta con un sensor de 5 megapíxeles. Flash dual-LED. Sin estabilizador óptico.

Frontal de 20 megapíxeles con luminosidad f 2.

Batería: 4.000 mAh con carga rápida Quick Charge 3.0 de 18W.

Sistema operativo: MIUI 9 para Pocophone, basado en Android 8.1

Tamaño: 155,5×75,3×8,8 mm.

Peso: 180 g.

Conectividad: Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, dual-band, Wi-Fi Direct, DLNA, hotspot, Bluetooth 5.0, USB tipo-C 2.0, localización (GPS, Galileo, Glonass, BeiDou), jack 3,5 mm., radio FM.

Sensores: infrarrojo para reconocimiento facial, sensor de huellas dactilares, acelerómetro, sensor giroscópico, sensor geomagnético, barómetro, sensor de proximidad, sensor hub.

Otros: Reconocimiento facial, altavoces estéreo, doble SIM.

El Pocophone F1 no es un ladrillo, pero la calidad de sus materiales dista bastante de la que utiliza en primeros espadas como el Mi 8, del que toma prestado el panel frontal. Los marcos de la pantalla de 6,18 pulgadas son sensiblemente más gruesos, tanto en los extremos superior e inferior como en los laterales. Eso hace pensar que no era necesario incluir el polémico ‘notch’ que ha popularizado el iPhone, la muesca en la parte superior que sirve para alojar los diferentes sensores y que solo tiene sentido cuando los marcos son extraordinariamente finos. Afortunadamente, el sistema operativo permite ‘esconder’ esta peculiar ceja.

Por otro lado, el F1 también suma un milímetro al grosor del cuerpo del Mi 8, lo cual le da un aire algo tosco. Finalmente, por detrás, la edición estándar sustituye el cristal y el metal, los materiales que han conquistado las gamas más ‘premium’, por una tapa de plástico. No es nada grave, sobre todo si se va a proteger con una carcasa, pero es uno de los elementos en los que Xiaomi ha decidido ahorrar.

No obstante, en EL PAÍS hemos probado la ‘edición blindada’, que cambia ese plástico por una tapa de Kevlar que tiene una apariencia mucho más atractiva. Además, teniendo en cuenta que es el material que se utiliza en los chalecos antibala, merece quedar al descubierto sin taparla con ninguna funda. Tiene un tacto muy agradable y es “resultona” a la vista. Eso sí, quien tema dañarla puede utilizar la carcasa de plástico transparente que incluye gratis el móvil.

Pocophone también ha reducido costes en la pantalla. Los terminales de la gama más alta de Xiaomi optan por los paneles OLED, pero el F1 se ha quedado en un LCD de IPS. A pesar de eso, la resolución FHD+ se mantiene y el resultado es muy bueno. Buen contraste, colores vivos, un brillo que alcanza cotas muy notables, y magnífico ángulo de visión. El pero, si acaso, viene en el cristal del frontal: es un Gorilla Glass, sí, pero de la tercera generación. Y vamos ya por la sexta. Así que lo mejor es protegerla con una lámina de plástico o de cristal templado para que no se raye.

Entre el resto de componentes, es difícil determinar dónde ha logrado el Pocophone ahorrar los euros que le separan de buques insignia mucho más caros. Este es un móvil que no ofrece extras como resistencia al agua, carga inalámbrica, o zoom óptico en la cámara dual. Y, como sucede en muchos otros smartphones de marcas chinas, tampoco incluye chip NFC, cada vez más popularizado y con más aplicaciones.

Potencia de sobra

Donde Xiaomi no repara en gastos es en el cerebro del F1. Es el más potente del mercado: procesador Qualcomm Snapdragon 845, con ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,8 Ghz., y 6 u 8 GB de memoria RAM. En el apartado de almacenamiento interno contamos con dos versiones: 64 GB o 128 GB, que son ampliables con una tarjeta MicroSD ubicada en la segunda ranura de la SIM dual.

LA COMPETENCIA

Honor 10: El terminal estrella de la segunda marca de Huawei quizá sea el que más se acerca al Pocophone F1 en lo que a prestaciones se refiere, aunque su precio es algo más elevado. Cuenta con un diseño similar, pero con acabados de mayor calidad y una tapa trasera que cambia de color con la luz y que no deja a nadie indiferente. La cámara también ofrece resultados superiores. No obstante, está claramente por debajo en potencia.

Xiaomi Mi A2: Xiaomi se hace a sí mismo la competencia con este terminal de la línea Android One. Algo más económico que el Pocophone, apuesta también por una magnífica relación calidad-precio. Aunque su potencia está un escalón por debajo del F1, la cámara ofrece imágenes a su altura y cuenta con el atractivo de un sistema operativo sin la personalización algo barroca de MIUI.

Oneplus 6: Son competencia porque comparten el mismo ‘cerebro’ y una política de empresa similares, pero el buque insignia de OnePlus requiere un desembolso bastante más abultado. No obstante, ofrece calidades muy superiores en todos los apartados, sobre todo en los materiales y en la cámara. También incluye una carga más rápida, y resistencia a salpicaduras.

Moto G6 Plus: Motorola, propiedad de la también china Lenovo, continúa ofreciendo ‘smartphones’ interesantes en la gama media. El G6 Plus está bastante lejos del Pocophone en cuestiones de velocidad de procesamiento, pero su cámara dual es similar -incluso algo más luminosa- al del F1 y el diseño resulta algo más particular. Como sucede con el Mi A2, el sistema operativo es también más cercano al Android Puro.

Por si fuese poco, y quizá pensando en un público adepto a los videojuegos, Xiaomi ha incluido un sistema de refrigeración líquida que permite mantener la temperatura del aparato a raya incluso cuando se le exige la máxima potencia durante un tiempo prolongado. Algo a lo que también ayuda la tapa de Kevlar de la ‘Armored Edition’. En definitiva, no hay aplicación que se le resista. Incluso trabajando con una veintena de programas abiertos, el sistema resulta fluido y no se registra ningún tipo de retardo.

Sorpresas agradables

Curiosamente, aunque el Mi 8 no tiene un altavoz estéreo, el F1 sí que lo incluye. Utiliza el auricular de las llamadas para complementar el que está ubicado en el lateral inferior, y eso mejora considerablemente la experiencia multimedia, sobre todo a la hora de ver vídeos y de jugar. Sucede algo parecido con la radio y la clavija jack de 3,5 milímetros para los auriculares: sus hermanos mayores ya se han deshecho de ellos, para desesperación de muchos usuarios, pero el F1 los mantiene.

También sorprende la batería de 4.000 mAh. No solo porque en nuestra prueba ha durado día y medio de uso intensivo, sino porque adopta una carga rápida de 18W. Mientras marcas como Apple no incluyen gratuitamente los cargadores requeridos por este tipo de tecnología incluso en terminales de 1.600 euros, el Poco ofrece la Quick Charge 3.0. No es la más rápida -en nuestra prueba ha alcanzado un 37% de la capacidad en 30 minutos-, pero cumple su función con dignidad y se agradece cuando estamos en un apuro y tenemos poco tiempo para enchufar el móvil.

Finalmente, entre los aspectos sorprendentemente positivos del Poco F1 está su sistema operativo. Es el MIUI que Xiaomi diseña con base en Android 8.1 -se espera pronto la actualización al 9-, pero cuenta con funciones específicas que lo distancian del abigarrado estilo chino y lo acercan a la sencillez del Android puro. Eso hace que sea un poco menos personalizable que sus hermanos de la primera marca -sin eliminar funciones muy interesantes como la clonación de aplicaciones para usar dos cuentas simultáneamente- pero que resulte también de uso más sencillo.

Como muchos otros fabricantes, Pocophone adopta la navegación gestual para quienes quieran deshacerse de los tres botones icónicos de Android, y lo cierto es que resulta intuitiva: deslizamos el dedo desde el borde inferior hacia arriba para volver a la página de inicio, repetimos ese gesto pero deteniendo el dedo a media pantalla para acceder a la multitarea, y deslizamos desde los extremos laterales hacia el centro para ir atrás.

No es que sus cámaras sean de mala calidad pero tampoco se acercan a las de otros buques insignia.
No es que sus cámaras sean de mala calidad pero tampoco se acercan a las de otros buques insignia.ZIGOR ALDAMA

También podemos utilizar diferentes huellas dactilares -el sensor es muy rápido y preciso- para desbloquear aplicaciones que hemos determinado como ‘privadas’, o hacer pagos online. El reconocimiento facial, que utiliza el mismo sistema de infrarrojos que el Mi 8, también es rápido y efectivo. Pero, por alguna razón, no funciona cuando el teléfono se configura para España. Así que hay que elegir algún país asiático para que se pueda activar, lo que no comporta ninguna diferencia práctica. Sin embargo, la empresa nos asegura que en la próxima actualización del sistema ya estará disponible para todos los mercados.

Cámara sin alardes

Si hay elementos cada vez más relevantes en cualquier smartphone, esos son sus cámaras. Y, desafortunadamente, aquí Pocophone también ha economizado un poco. No es que sean de mala calidad, ni mucho menos, pero tampoco se acercan a las de otros buques insignia. Ni siquiera a las que montan los de Xiaomi.

La principal cuenta con dos objetivos ubicados en vertical. Uno de ellos está emparejado con un sensor de 12 megapíxeles y con una lente luminosa -f 1.9-, mientras que el segundo cuenta con 5 megapíxeles y un objetivo f 2. La primera es la que toma la fotografía, mientras que la segunda tiene como función captar información adicional que permita crear el efecto ‘bokeh’ en el modo retrato. Eso quiere decir que cualquier zoom que hagamos será digital y no óptico, de forma que la calidad se resentirá. No obstante, los resultados a plena luz del día son buenos y lo mismo sucede con los retratos. Además, el sistema de inteligencia artificial detecta bien el tipo de toma y elige correctamente la configuración que requiere.

Foto diurna y nocturna con flash tomadas con el Pocophone F1.
Foto diurna y nocturna con flash tomadas con el Pocophone F1. ZIGOR ALDAMA

Con poca luz, la historia cambia. El F1 no tiene un estabilizador óptico, por lo que la posibilidad de que las fotos salgan movidas aumenta considerablemente. Para compensar, el aparato incrementa la sensibilidad y, con ello, cae la definición de las imágenes. De noche, por ejemplo, da la sensación de que hayan sido excesivamente difuminadas, seguramente una decisión que el ‘software’ toma para equilibrar la toma y evitar el ruido -puntos- en la imagen. Afortunadamente, el modo manual permite controlar todas las variables y tomar la fotografía al gusto del usuario.

En el apartado ‘selfi’, el Poco F1 sí que viene bien servido. Con una lente f 2 y un sensor de 20 megapíxeles, el egocentrismo se capta a la perfección. Aunque no cuenta con dos lentes frontales, el modo Retrato también está muy conseguido. Finalmente, en el apartado de vídeo, el Pocophone ofrece buenos resultados, pero no destaca especialmente. El estabilizador electrónico que recorta un poco la toma para eliminar el tembleque funciona bien, pero no en resolución 4K. En cualquier caso, las cámaras cumplen su función con dignidad.

LO MEJOR, LO PEOR Y CONCLUSIÓN

Lo mejor: Sobre todo, la relación calidad-precio. Más específicamente, la potencia, la autonomía de la batería, y el detalle de mantener la radio y la clavija jack para auriculares.

Lo peor: El diseño algo tosco y con la muesca ‘notch’ y la falta de chip NFC, cada vez más utilizado en pagos.

Conclusión: El Pocophone F1 responde a la promesa que Xiaomi hizo en su día de democratizar la tecnología. Pone al alcance de un público amplio la capacidad de procesamiento y la potencia que antes estaban reservadas a quienes podían destinar un salario mínimo, o más, a la compra de un móvil. Por eso, y aunque está lejos de ser un aparato perfecto, tiene potencial para abrir una nueva era en la gama media.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2018/10/05/escaparate/1538727409_787464.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

BG MOBILE 2.0 S.L. utiliza cookies para facilitar su experiencia como usuario, captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y analizar sus datos de navegación. Si usted continúa visitando nuestro sitio web, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información consulta nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies